Rwanda, El ave fenix de África.


Uso de un ordenador en cafetería de Kigali. Fuente: http://www.economist.com/node/21548263

A la hora de hablar del continente negro, siguen abundando los prejuicios de todo tipo: pobreza, falta de higiene, hambrunas o el reciente y aun visible brote del ébola. Todo esto no hace más que dañar la imagen de un continente extraordinariamente diverso tanto a nivel cultural como a nivel de desarrollo de los distintos países que lo componen. Como bien dijo el célebre escritor polaco Riszard Kapuzinsky en una de sus obras maestras, Ebano, 1998, " Este continente es demasiado grande para describirlo. Es todo un océano, un planeta aparte, todo un cosmos heterogéneo y de una riqueza extraordinaria. Sólo por una convención reduccionista, por comodidad, decimos "África". En la realidad, salvo por el nombre geográfico, África no existe." Quizás este, entre otros, sea uno de los motivos que explican el continuo fracaso de la Unión Africana como órgano encargado de velar por los intereses de más de 50 países con intereses totalmente divergentes.



Ranking: Los 10 países con mayor crecimiento, Fuente: http://blogs.elconfidencial.com/mercados/el-abrazo-del-koala/2014-04-09/los-diez-paises-de-mayor-crecimiento-del-mundo_113680/

Dentro de esta diversidad, existen sin embargo  ciertas certezas que se han venido confirmando en los últimos años. África es el futuro e incluso el presente y está afirmación, aunque suene a tópico, viene respaldada por distintos datos. Por un lado, la alta demografía que hace que ante el envejecimiento acelerado del Mundo Occidental, África represente un gran símbolo de esperanza por su alta tasa de natalidad. Por otro lado, a nivel político y pese a los numerosos problemas de toda índole son cada vez más las democracias consolidadas, países como Senegal o Botsuana son buen ejemplo de ello. Por último, si nos acogemos a datos económicos, en el año 2013, de los 10 países que más crecieron en el Mundo, 4 se encontraban en territorio africano: Chad, Mozambique, Angola y Rwanda. Todos ellos presenten niveles de crecimiento de PIB superiores al 5 % y aunque ciertos casos como el de Chad no son demasiado representativos, al ser una de las economías más pobres del Mundo, otros en cambio destacan por su línea ascendente. El caso de Rwanda es especialmente paradigmático.

Su historia parece la del guión de una película. Colonizada por los belgas, que se apoyaron en una tribu, la de los tutsis, frente a la tribu predominante, los hutus, el llamado " país de las mil colinas" fue pasto de intereses de todo tipo y guerras tribales que desembocaron de la peor forma posible en el terrible genocidio de los años 90. A partir de ahí todo ha sido un resurgir bajo el mando del controvertido y carismático líder, Paul Kagame. Cuando el actual presidente ruandés asumió el cargo en 2001, Rwanda era un país devastado por la guerra, la fractura social y la pobreza. De forma admirable, Kagame en 20 años consiguió hacer lo inimaginable, hacer de Rwanda un país admirado en todo el continente, modelo de transparencia, educación (con más del 97 % de los niños escolarizados) e igualdad de género (más de 50 de los 80 parlamentarios son mujeres). 

Todo este "milagro" se debe a tres grandes factores: La combinación de autoritarismo y capitalismo de Estado, la reconciliación nacional basada en la ausencia de prejuicios raciales, que impide entre otras cosas la distinción oficial entre hutus y tutsis, [3] y el desarrollo de un sistema de seguridad nacional que protegen al país tanto en el interior, siendo Kigali una de las ciudad africanas más seguras, como en el exterior dado que Rwanda ha enviado importantes destacamentos a misiones de Naciones Unidas en el conflicto de Darfour o en la vecina República democrática del Congo ( Kivu Norte).

El presidente Kagame dando clases de desarrollo económico en la Harvard Business School. Fuente: https://medium.com/war-is-boring/rwandas-paul-kagame-the-reformer-despot-who-saved-a-nation-fc1122b7bd91
Esta combinación de tres factores ha hecho de Rwanda una economía vibrante, que se aproxima poco a poco al concepto de país de renta media[1]  reconvertido además en el “hub” del emprendimiento en el África Subsahariana. No en vano, es ya la 62 ª economía mundial por encima de colosos del continente como Nigeria o Kenya. En 2013, El Banco Mundial situaba a Rwanda en el puesto 32 mundial a la hora de analizar la facilidad para montar una empresa por encima de muchos de los BRICS y concedía una importancia vital a su ecosistema “emprendedor”. Fruto de ello, es la iniciativa K-lab, acrónimo de “Knowledge Innovation Lab” que aúna los esfuerzos del gobiernos rwandés junto a la agencia de cooperación japonesa que han creado un lugar único en el continente, al que ya se le conoce como el “ Sillicon Valley Africano”.

Todo no es tan perfecto y la ausencia de democracia sigue provocando ciertos estragos, debido a la falta de una oposición sólida y de medios de comunicación libres. Sin embargo, siendo pragmático, este modelo de autocracia y capitalismo es el que se llevó a cabo en Singapur o Corea del Sur. El primero es un ejemplo de cómo bajo un líder carismático un país puede pasar de ser un país en desarrollo a una de las economías más desarrollados del planeta. Hacer esto es todo un desafío pero sin duda Rwanda está dando pasos firmes para conseguir un crecimiento sostenible como señalaba su presidente: “ Pese a ser una economía agraria, de aquí a 2020,  queremos transformar Rwanda en un nudo global para los negocios, la inversión y la innovación"[2]

Si la llamada “Suiza de África", que recibe tal nombre por su pequeño tamaño y su orografía similar, consigue mantener este delicado equilibrio entre desarrollo, crecimiento y estabilidad que repercutan en un mejor nivel de vida, Rwanda se convertirá en un modelo para la historia. Esta vez no para mal sino para mostrar al mundo que es posible reponerse hasta de las peores desgracias. Como me decía un colaborador rwandés con el que tuve la ocasión de trabajar en Bruselas, “Rwanda es el vivo ejemplo de que nadie es esclavo de su pasado, lo que queramos proyectar es lo que llegaremos a ser”



[1] Se considera país de renta media aquel con los siguientes datos. Ingreso: Los países de renta media son aquellos cuyo indicador per cápita en esta materia va entre los $1.006 y los $12.275.Subdesarrollo: Según la OCDE, un país de renta media es aquel que está en desarrollo y cuyo ingreso es desde bajo hasta medio-alto.
[2] Famoso programa Rwanda 2020 http://www.bbc.co.uk/mundo/cultura_sociedad/2009/09/090916_ruanda_digital_pea.shtml

[3] Al igual que ocurrió en Sudáfrica con la comisión de la verdad y la reconciliación, los llamadas Gacaca eran métodos alternativas  de resolución de conflictos  que ponían frente a víctimas y verdugos solicitando el perdón. Pese a lo heterodoxo del caso, funcionó bastante bien.

Popular posts from this blog

#Sinfronteras 5: Desde Colombia

las Monarquías en el Mundo ( I )

#Sinfronteras 4: Desde Marruecos