Mi experiencia como becario ICEX





Este mes de Marzo 2018 supone el fin a un proceso que empezó hace ya más de tres años, hacia finales de 2014, y que me ha llevado hasta el punto donde hoy me encuentro. Hablo de la beca ICEX, proceso que se compone de tres fases diferenciados. La primera consiste en un Máster en CECO al que se accede tras superar un largo proceso de selección. A continuación, vas un año destinado a una Oficina Comercial, en mi caso la de Casablanca. Por último, la última fase consiste en pasar un año en una empresa u organismo internacional ya sea en España o fuera.

En este texto, me gustaría realizar un breve análisis de lo que ha sido este proceso y con ello espero hacer de guía para todos aquellos que se planteen realizar este Máster cuyo plazo de inscripción empezó esta semana. Si que me gustaría aclarar que para mi el Máster ICEX no fue algo nuevo ya que mi padre ya fue becario ICEX en su época, por lo que todo esto me era familiar en cierta medida.

No obstante el proceso de la beca, poco o nada tiene que ver con como era hace casi treinta años. Las siguientes son algunas de las enseñanzas extraídas de este proceso.



1. Trabajo en grupo:

 Si algo me enseñó el Master del ICEX fue la importancia de desarrollar la capacidad de trabajo en grupo y en este sentido, buscar complementarse con personas distintas con las que hay que convivir muchas horas. El sentido de trabajo en grupo que te otorga este Máster cobra una dimensión distinta porque al ser un Máster selectivo, el lograr un trabajo eficaz no es solo necesario sino un requisito imprescindible para lograr una buena calificación. Quizás este es el gran desafío de este Máster, no tanto la dificultad de los contenidos sino el alto grado de intensidad respecto al trabajo en grupo que exige mucha horas de trabajo diario.

 En mi caso, tuve la fortuna de dar a parar con un grupo muy bueno en donde cada uno aportabamos algo distinto y el buen ambiente creado resultó clave en el transcurso del Máster. Al no tener libertad de elección alguna respecto a los componentes del grupo, la capacidad de adaptación se antoja como algo fundamental para tener éxito en este Máster.

2. El sesgo de un segundo idioma y el distinto baremo en el TFM:

Volviendo al contenido del Máster, si me gustaría hacer dos aclaraciones que quizás faciliten el camino para los que quieran idear una estrategia. Conocer un segundo idioma sin duda representa un sesgo, cuando hablo de sesgo me refiero a que si alguien parte con un buen nivel en un segundo idioma estará condicionado a ir destinado a una Oficina donde este idioma sea el principal. Para ilustrar esto con un ejemplo concreto, si alguien cuenta con muy buen nivel de alemán y desea irse a China, tiene dos opciones: O bien ponerlo en valor examinándose de este idioma con la consiguiente ventaja de subir en el ranking, o bien tratar de no utilizar este arma y competir en igualdad de condiciones con el resto sin examinarse de este idioma.

Esto lo digo porque salvo que se quede muy arriba en el ranking, la probabilidad de que alguien que habla muy bien alemán vaya a la Ofecome de Shanghai es practicamente nula. Por otro lado,  también es relevante el examen de TICs, que puede marcar un punto de diferenciación respecto al resto. Por último, es importante tener en cuenta que el criterio de valoración del TFG cambia notablemente de un tutor a otro. Con ello, no quiero crear alarmismo pero la realidad es que el grado de exigencia de los tutores nombrados por CECO es francamente distinto. Por tanto, no es de extrañar que mientras que unos están ya "de vacaciones" a comienzos de Julio, otros estén trabajando sin descanso para entregar el borrador del Trabajo de Fin de Master.

3. El año en Oficina Comercial, en todo destino hay una oportunidad:

La posibilidad de trabajar un año en una Oficina Comercial de la red de ICEX en el exterior es una oportunidad única que hay que saber aprovechar. Evidentemente, la realidad es que no siempre se cumplen nuestras expectativas y puede ocurrir que el destino seleccionado como prioritario no corresponda con el destino finalmente asignado. Todo ello, tiene dos posibles lecturas, la primera que visto que no se cumplió nuestro deseo hay que tratar de pasar ese año sin pena ni gloría. La segunda ,que me parece la más acertada, es que la red de contactos y oportunidades en el trabajo en Oficina es algo que dificilmente se vuelve a repetir. Es obvio que según el tipo de oficina se tendrá oportunidad de tener un enfoque más o menos comercial.

Por ello, si pudiese dar un consejo, diría que independientemente del destino, que es relevante, es incluso más importante el tipo de sectores con los que se va a trabajar o bien el enfoque más o menos comercial que se vaya a tener. A alguien a quien le guste unicamente el trabajo de "backoffice", no tiene mucho sentido que vaya a una oficina donde el trabajo sea eminentemente comercial o de servicios personalizados a empresas. También añadiría que la dotación de un destino a otro varía sustancialmente y por tanto si lo que se busca es una cierta calidad de vida es importante tener esto en cuenta.

A partir de ahí, el año en Oficina da la opción a viajar mucho, ampliar la red de contactos, conocer a empresas que operan en el país o incluso aprovechar el tiempo libre a acudir a eventos que te interesen especialmente. Al igual que en cualquier otro trabajo, el tener una planificación y una estrategia siempre ayuda en particular para preparase a lo que vendrá una vez dejada la oficina.

4. Elegir empresa de II Fase: ¿País o sector? ¿Cabeza de ratón o cola de león?

A la hora de seleccionar una empresa en II Fase, surgen a menudos grandes interrogantes, muchas veces uno se pregunta si seguir en el país de destino o no. Creo que más allá del país en donde uno quiera proyectarse o desarrollarse profesionalmente, puede ser incluso más relevante el sector. En este sentido, hay dos perfiles de becarios ICEX. Por un lado, el que tiene muy claro que quiere seguir en un país determinado, porque lo conoce bien, ve oportunidades profesionales y sobre todo se visualiza viviendo allí en un futuro. En este sentido, hay casos verdaderamente llamativos de relaciones idílicas con determinados países que hace que muchos becarios consigan incluso trabajo en empresas locales antes de que comienze la II Fase.

En el segundo grupo estaría el de aquellos que teniendo interés por un sector, buscan en mayor medida trabajar con alguna empresa puntera del sector cueste lo que cueste, lo mismo ocurre en el caso de los Organismos Internacionales, oportunidad que ofrece ICEX y que sin duda representa una puerta de entrada magnifica en alguno de estos organismos.  Otro de los grandes dilemas que se plantean es el ser cabeza de ratón o cola de león. En mi caso elegí la segunda opción por mi deseo de entrar en una gran empresa del sector. Siendo justos probablemente el aprendizaje e incluso la posiblidad de ejercer responsabilidades o incluso de seguir una vez concluída la segunda fase sea mayor en las empresas más pequeñas. Sin embargo, las  vivencias y aprendizajes en una gran empresa van mucho más allá de le estrictamente profesional.

5. Beca ICEX: Un paso adelante o una reconversión profesional:

Haciendo un análisis más en profundidad de lo que ha sido la trayecto vital de estos tres años, si que tengo una impresión no se si compartida por el resto de compañeros. En este proceso largo se ve eminentemente tres tipos de personas. En primer lugar, el que habiendo acumulado una experiencia profesional muy marcada en un sector tiene muy claro que no se ve ahí en un futuro y desea reconvertirse profesionalmente. Este es el caso de lo que llegan con 3-4 años de experiencia profesional previa y que representa el grupo de los "veteranos". El segundo grupo, en el que me incluyo, es el que teniendo algo de experiencia previa quiren dar un impulso internacional a su carrera y ven la beca ICEX como un gran paso adelante en este sentido. El último grupo, que quizás  es el que se está tratando de potenciar desde CECO, es el que se mete en el ICEX nada más acabar sus estudios sin plantearse ninguna de estas cuestiones previas.

El grado de aprovechamiento del Máster dependerá obviamente de a cuales de estos grupos se pertenezca y sobre todo hacia donde se quiere uno dirigir. Antes de actuar por inercia, es importarse hacerse algunas preguntas sobre todo para que el Máster no sea un simple tránsito hacia ninguna parte. Tres años es un tiempo considerable como para no desperdiciarlo en algo que realmente no nos interesa.

Con esto concluyo lo que es mi visión del trayecto que ha supuesto la beca ICEX, me gustaría compartir impresiones tanto con aquellos que esteis pensando hacer el Máster como con aquellos que ya han pasado o están en pleno proceso ;)

Popular posts from this blog

#Sinfronteras 4: Desde Marruecos

las Monarquías en el Mundo ( I )