España o el extraño caso del país que se odiaba a sí mismo.



Ranking de principales country branding 2014. Fuente: http://www.futurebrand.com/cbi/2014

El pasado mes, tuve la ocasión de asistir a una conferencia organizada por el Foro Mayor San Pablo a cerca de futuro de la economía española. En la conferencia, impartida por el Técnico Comercial del Estado y consejero delegado de Invest in Spain, D. José García de Quevedo, se repasaban las principales medidas económicas que se habían tomado en España en materia económica. Se abordaron diversos temas como el éxito de la internacionalización de múltiples empresas españolas, las reformas necesarias del mercado laboral o las reformas de la administración de justicia. Todos ellos temas de candente actualidad que suscitaban opiniones de lo más controvertidas, sin embargo si que hubo unanimidad en una materia: y es en la insólita capacidad de España de auto-flagelarse a sí misma. Es decir poco países en el Mundo tendrán tantos enemigos en su propio casa.


Lo cierto es que a raíz de esta conferencia estuve pensando en el famoso mito de Caín, que cuenta la historia de aquellos hermanos que movidos por la envidia  iniciaron una lucha entre sí que les llevaría a una espiral de autodestrucción. Este mito podría extrapolarse a lo que ocurre en la España de hoy. 

Según  nos contaba el propio José Carlos, en una reciente encuesta sobre "country branding" , España era el único país que se otorgaba a sí mismo menos puntuación que la que le otorgaban desde el exterior. Es decir, lo normal o al menos lo más razonable sería valorarse a sí mismo más de lo que te valoran los demás o al menos en la misma medida de lo contrario ¿ Qué imagen vamos a transmitir al resto del Mundo? Lo curioso es que frente a países como Alemania, Francia o el Reino Unido, que se valoraban a sí mismos más de lo que les valoraban fuera; en España, en cambio, dicha valoración bajaba en 10 puntos entre la valoración que se nos daba fuera y nuestra valoración interna. Obviamente, sería hipócrita negar que la crisis ha tenido un fuerte impacto en este sentido y que el grado de corrupción imperante tampoco es de gran ayuda. De hecho en el último ranking " top Country Brands", España ha perdido posiciones en los últimos  años situandose hoy en el puesto 23 en una lista de 115 países lo que priva de entrar entre lo que el informe califica como marcas país más relevantes. Es significativo que países como Finlandia o Emiratos Arabes Unidos, potencias medias, se sitúen por encima de España.

Principales marcas españolas. Fuente: http://brandirectory.com/brands/country/spain


Sin embargo, sin necesidad de entrar en debates estériles y aprovechando el clima de agitación política actual habría que hacerse varias preguntas en torno al manido concepto de "marca España". ¿ Realmente proyectamos al exterior la imagen que tenemos de nosotros mismos o solo aquellos aspectos más idealizados de la misma? ¿En un país donde el 95% del tejido empresarial  está compuesto por pequeñas y medianas empresas, tiene sentido basar nuestro promoción en la construcción de AVE a la Meca o la construcción de instalaciones offshore en el mar del norte de las grande eléctricas? ¿ Siendo una de las principales riqueza de España, su diversidad cultural, es beneficioso que nuestros principales iconos en el siglo XXI sigan siendo el flamenco, los toros y el Real Madrid? ¿ Ponemos nombre a nuestro éxito o nos limitamos a hablar de las corporaciones? Son toda una serie de preguntas que habría que hacerse y que realmente pueden estar en el origen de esta extraña dicotomía que proyectamos fuera. Así a uno no le extraña encontrarse con un español fuera y que te diga esa frase típica de " si lo hacen en España, roban hasta el mantel". Asimismo el otro gran "pecado" patrio, la envidia, se refleja fielmente en el ámbito de los deportes. Somos un país que encubra a sus mitos con la misma facilidad con la que los humilla en el momento en el que muestran la más mínima debilidad..

Ranking de países por categoría. Fuente: http://www.futurebrand.com/cbi/2014
Esto tiene gracia hasta cierto punto, ya que a fin de cuentas es el mensaje que estamos vendiendo al exterior: " la de un país gobernado por corruptos,  donde la gente trabaja lo justo y cobra poco" cuando realmente tenemos mucho más que ofrecer: profesionales cualificados, ciudades de ensueño, grandes universidades, etc..Por ello, dentro de la "corresponsabilidad" que compartimos , todos somos en mayor o menor medida, pequeños embajadores y si queremos ganarnos el respeto de los demás lo primero es respetarnos a nosotros mismos. Como decía una frase atribuída al historiador Pompeyo: "[Los hispanos] prefieren la guerra al descanso y si no tienen enemigo exterior lo buscan en casa."

Popular posts from this blog

#Sinfronteras 5: Desde Colombia

las Monarquías en el Mundo ( I )

#Sinfronteras 4: Desde Marruecos