La importancia de asociarse





En estas fechas veraniegas, se me vienen varias ideas a la cabeza respecto a qué actuaciones me han llevado hasta donde estoy en estos momentos y, del mismo modo, que acciones me pueden llevar a seguir creciendo en un futuro. Siempre fui un defensor de la meritocracia a ultranza, entendida como que uno tiene lo que merece en relación al esfuerzo que realiza. 

Este pensamiento un tanto sofista llevaba a la falsa conclusión de que el sacrificio siempre trae recompensa y al final el tiempo pone a cada uno en donde le corresponde. Y sino siempre quedará esa idea tan extendida de que en la búsqueda individual, acabaremos encontrando nuestro talento oculto.
Esta visión puede resultar reconfortante hasta cierto punto, incluso necesaria en ciertas etapas en donde no ves la luz al final del túnel. Sin embargo, lo que resulta reconfortante para el ego no siempre es útil en la vida ni mucho menos es la mejor visión para acelerar el crecimiento personal. Clamar contra las injusticias, resignarse ante el infortunio o incluso criticar la Sociedad que nos rodea tampoco son mecanismos demasiado eficaces ni aportan satisfacción alguna.

Sin embargo, si algo si está en nuestra mano, a parte de actuar y aceptar lo que ocurre, es crear una red. Cuando hablo de crear red, no me refiero a abrirse una cuenta en redes sociales o participar esporádicamente en la sesión del club de lectura. Crear red se refiere más bien a asociarse a un grupo de gente confiable y comprometerse con el objetivo de generar un impacto o aportar valor al conjunto. Efectivamente, el ser parte de una red no es cuestión de un día, exige dedicación y compromiso, palabras que hoy por hoy no despiertan demasiado entusiasmo. Obviamente, esto puede trasladarse al ámbito profesional, los resultados de formar parte de una red no aparecen de forma inmediata pero si van dando resultados en forma de contratos o posibles ascensos.

Para ser miembro activo de una de estas redes a menudo no basta con acudir a reuniones o suscribirse a la Newsletter sino que también hay que aportar valor. El aportar valor puede consistir en generar ideas, un campo de especialidad, o incluso centrarse en la difusión de los eventos. Este tipo de actividades a menudo pueden parecer una carga, sobre todo cuando uno ya tiene una agenda sobrecargada de actividades y lo que busca en su escaso tiempo libre es algo de descanso. Sin embargo, el trabajo en la sombra sale a relucir en los momentos difíciles o incluso en momentos puntuales donde necesitas un apoyo especifico para lograr un objetivo o avanzar en un determinado proyecto.



 Por ello, desde aquí os invito a todos a promover el "Asociacionismo", en especial entre nosotros los jóvenes que en ocasiones confiamos únicamente en nuestro talento, renunciando a cualquier apoyo externo por pereza o orgullo. Por mi parte, tengo la suerte de pertenecer a múltiples redes, que en momentos importantes me han sido de gran ayuda. Destaco especialmente la labor de Rotaract, a la que invito a unirse a todo joven de entre 18 y 30 años. Ahora desde la distancia no puedo vivir el día a día pero desde el momento en que se constituyó es impresionante la calidad humana de las personas que lo componen y la variedad de proyectos que se plantean. 

También destacar el honor de pertenecer al Foro Mayor San Pablo, asociación que agrupa a los antiguos colegiales del Colegio Mayor San Pablo y que me concedió la posibilidad de pronunciar un discurso en un lugar inigualable como es el Parador de Santiago de Compostela en representación de los Antiguos Colegiales más jóvenes. Por último, formo parte de otros proyectos asociativos como United Explanations o YEC: Young Economical Circle. todos ellos vinculados con mis intereses y aficiones. Junto a ello, me hace especial ilusión mi contribución, por escasa que sea, a Aldeas Infantiles y Ayuda a la Iglesia Necesitada, encargada de proteger a los cristianos en aquellos países en donde son perseguidos.

¿Y vosotros, a qué asociaciones pertenecéis vosotros? Os invito a sumaros al debate. 

Popular posts from this blog

las Monarquías en el Mundo ( I )

#Sinfronteras 4: Desde Marruecos

Reflexión personal sobre la Justicia en España