Visita del General de los Jesuítas, Padre Adolfo Nicolás S.J. a la Universidad Pontifica Comillas


El padre Adolfo Nicolás. S.J

El pasado viernes tuve la oportunidad de asistir al encuentro organizado entre el Padre Adolfo Nicolás S.J. y un grupo de jóvenes universitarios entre los que me incluía. Desde el primer momento la visita levantó gran expectación cubriéndose todas las plazas previstas para el evento. A lo largo de una hora, el sacerdote jesuita nacido en Palencia, que ha pasado más de 40 años en Asia, dio un gran coloquio en donde se intercambiaron impresiones con los  allí presentes  a cerca de temas tan variados como el papel de la mujer en la iglesia, los avances que han supuesto las nuevas tecnologías o  la labor de los jesuitas en el campo educativo o los retos a los que se enfrenta la compañía en estos momentos. 

Si algo se pudo apreciar que del conferenciante es su inteligente sentido del humor, un humor inteligente cargado de ironía que hizo que la audiencia, por lo menos en mi caso, se mantuviese atrapada en todo momento en su discurso. Comenzó su discurso aclarando: " Lo primero no soy Papa ni tampoco negro" en referencia al sobrenombre con el que se conoce al General de la Compañía.

 A partir de ahí sus palabras fueron las de un hombre sabio, en el mejor sentido de la palabra, en el sentido en que su discurso desprendía una profunda capacidad de análisis de los problemas que acechan a la Sociedad actual. Al principio de su alocución hizo una reflexión sobre todo lo que la globalización y las nuevas tecnologías han puesto a nuestro alcance. " Estamos en una época, advertía, en la que podemos acceder a cualquier clase de información al alcance de un clic, con google parece que no hay nada que no podamos saber, ¿Se imaginan como era la vida antes?" comentaba con un toque de sarcasmo. Sin embargo aclaraba que sería un error pensar que por ello somos más sabios que antes, estamos expuestos a una sobreabundancia de información pero a menudo se trata de información sesgada y triturada sin un análisis que la respalde. Esto nos convierte, si no prestamos la suficiente atención, en personas mucho más manipulables al vaivén de esta corriente mediática  Nos creemos que sabemos mucho, concluía pero en realidad sabemos muy poco ya que toda esta información está filtrada. En base su experiencia, la de su larga trayectoria en Japón y los innumerables viajes que realiza año a año, comentaba que había sido grata su sorpresa al visitar varios países africanos estos últimos años y advertir que distinta era la realidad de estos países a la que se transmitía en los medios. Por ello nos invitó a desarrollar una sana curiosidad intelectual movida por las ganas de aprender y con un espíritu crítica.

Enlazando con lo anterior el segundo punto del coloquio se baso en los retos de la compañía que como el mismo señaló son " en definitivo los mismos que se plantea la humanidad". En particular se centró en los jóvenes y en la necesidad de estar lo suficientemente capacitados para afrontar los desafíos de la vida con la mayor formación tanto humana como académica. Como ejemplo indicó que en la educación está la base todo como muestra su experiencia en Oriente y en Japón en particular que de ser un país "sumamente pobre" cimentó parte de su éxito a partir de los años 60 en la educación como pilar básico. Además añadió que "la experiencia histórica demuestra que donde hay educación los puños quedan en un segundo plano y por tanto el dialogo se convierte siempre en la primera opción." En relación a ciertas preguntas críticas con el sistema académico español, no quiso entrar demasiado a valorarlas, algo comprehensible visto el lugar donde impartía la conferencia.  Al mismo tiempo criticó la falta de formación cristiana en la sociedad actual, esta situación de "analfabetismo" incapacita a muchos cristianos a entrar en el terreno del debate y defender sus ideas con argumentos de peso, lamentó el sacerdote.

Por último, en referencia a los problemas más actuales de  la crisis económica y política, realizó una crítica a los políticos actuales acusándoles de falta de visión. "Se echa en falta no solo en Europa sino en todo el Mundo políticos más centrados en el largo plazo y no en el simple hecho de ganar unas elecciones, estadistas que sepan dar un paso más y tener perspectivas de futuro, lamentablemente no abundan este tipo de políticos.". Para acabar con su intervención respondió a un rápido turno de preguntas formuladas por los presentes, una de las obligadas fue su opinión sobre el nuevo Papa, a lo que respondió que era un paso importante para la Iglesia en la búsqueda de una mayor sencillez. Tuve la oportunidad de hacerle una pregunta sobre los movimientos de democracia de calle tipo 15 M, Occupy Wall Street u otros a nivel mundial, el se mostró muy excepticico y aconsejó nunca adentrarse en un movimiento sin haber leído la letra pequeña. " Es importante saber lo que uno defiende en sus reivindicaciones y para ello hay que estar bien informado". También le hice una pregunta sobre el Club Bilderberg y su papel, sobre el que sorprendentemente manifestó no tener ningún conocimiento de sus existencia.

Al final se nos hizo corto y todos nos quedamos con muchas preguntas por hacer. En todo caso yo me quedé con la sensación de estar a un hombre sabio, cercano,con los pies en la tierra, y humilde pese a sus grandes conocimientos en todos los campos. Quizás si personalidades de este tipo, con capacidad de debatir en pie de igualdad con no creyentes, tuviesen una repercusión más pública, la imagen de la iglesia cambiaría notablemente para bien entre aquellos que más la critican.

PD: La visión oficialista, que yo no he querido consultar para hacer este artículo la podéis consultar en www.upcomillas.es.  Por otro lado he cambiado la plantilla de Blogger, con el objetivo de interactuar más con los lectores aunque el diseño es menos estético a mi parecer. Espero recibir feed-back y en caso no guste no dudaré en volver al formato anterior



Popular posts from this blog

#Sinfronteras 5: Desde Colombia

las Monarquías en el Mundo ( I )

#Sinfronteras 4: Desde Marruecos