Cuando los gobernantes gobernaban


Vista de la majestuosa Table Mountain desde Robben Island. Foto personal

Hoy se cumplían 95 años del nacimiento de Nelson Mandela, Madiba, su nombre tribal xhosa, una de las figuras más representativas del Siglo XX cuya llama se va apagando poco a poco, y con él la de todo una generación de políticos que marcaron a generaciones enteras de ciudadanos que veían ene ellos modelos en los que reflejarse en una época en que los gobernantes se dedicaban a gobernar con mayúsculas.
Mandela al salir de prisión en 1995 con su gesto característico. 
                Y digo esto porque lamentablemente la figura del político ha sufrido tal deterioro que hoy  en día queda irremediablemente asociado con ideas como corrupción, clientelismo, y otros adjetivos del mismo corte.[1] Esto que parece un fenómeno muy castizo está sin embargo muy extendido a nivel mundial. Así lo indican los continuos movimientos callejeros que se multiplican en todas las latitudes desde Brasil, hasta Turquía, pasando por Egipto que relevan a los ya “veteranos” movimientos como el 15-M español o Occupy Wall Street Norteaméricano. Es difícil analizar la trascendencia de estos movimientos de naturaleza muy heterogénea y con mensajes ciertamente ambiguos[2]. Lo que si parece incuestionable es que nos encontramos en una generación huérfana de líderes carismáticos, de personas que sepan responder con firmeza y convicción a los retos que el mundo y las sociedades se plantean y que no agachen la cabeza ante cualquier problema de calado.  ¿ Donde quedaron políticos de la talla de de Gaulle, Roosevelt, Ghandi, Mao, Senghor y muchos otros que marcaron el devenir de sus pueblos?   Al margen del grado de adhesión u odio que generen estos personajes, es indudable que fueron muy influyentes en su época. Hoy basta con recorrerse las calles para comprobar que apenas se conocen el nombre de un puñado de políticos que acaparan los titulares y no precisamente por la bondad de sus actos[3]. Algo que no deja de ser preocupante dada la naturaleza del sistema democrático y visto que la “profesión” de político no parece la más atrayente para las nuevas generaciones.
Churchill tras recibir el nobel. Fuente: http://guillemrecolons.com/wp-content/uploads/2010/07/churchill01.jpg
Frente a la mediocridad imperante del momento actual, rescataría a dos figuras del pasado siglo como son Sir Winston Churchill y el citado al inicio Nelson Mandela. No negaré que existe un componente de subjetividad en la elección de estos dos políticos aparentemente tan alejados entre sí. Sin embargo son muchos los puntos en común entre ambos personajes. En primer lugar,  su vertiente literaria, como amante de la literatura no concibo un buen gobernante sin un gran bagaje literario detrás. Ambas figuras tuvieron un papel en este sentido. De Churchill es de sobra conocido su talento literario que le llevó a cosechar números premios como escritor tras su periodo comoo redactor de medios tan importantes como el Daily Graphic o el Morning Post, alcanzó su culmen en 1953, año en que le fue otorgado el premio Nobel de Literatura[4].  Frente a este coloso la figura de Mandela queda algo empequeñecida pero no por ello hay que restar valor al valor de sus obras en particular su propia Autobiografía: “The Long Walk to Freedoom” convertido en un símbolo de la lucha anti-apartheid y redactado en su largo cautiverio en la isla de Robben Island durante 27 años.  Precisamente Sudáfrica es otro punto de conexión entre estos dos líderes ya que fue el primer destino del joven Churchill como corresponsal de guerra encargado de cubrir la cruenta guerra Anglo-Boer [5] de comienzos de siglo.  Por último y ahí comparto un punto en común con ambos estaban vinculados al Mundo del derecho. En el caso de Churchill, su padre era abogado, en el caso de Mandela, fue de los pocos privilegiados de entre los sudafricanos de raza negra que pudo obtener el título derecho y ejercer como abogado hasta su primera detención en los años 60. Fuera de estas coincidencias un tanto anecdóticas ambos compartían un carisma sin igual.
Yo  hace unos años en la celda de Robben Island donde Mandela permaneció  27 años
Sus decisivos papeles en los momentos  más difíciles, la 2º guerra Mundial y el bombardeo nazi y el fin de la terrible discriminación del apartheid en el caso de Mandela, les permitieron adoptar decisiones que trascendían el mero hecho de ganar o no unos elecciones, se convirtieron en verdaderos estadistas que supieron ver más allá de su tiempo. [6] Desde un profundo pragmatismo, no fueron personajes  muy idealistas como Ghandi o puramente teóricos sino hombres de acción que supieron evolucionar desde un profundo pragmatismo adaptándose a las necesidades de cada momento. El propio Mandela reconocía en su biografía que su apuesta por la lucha armada en su juventud que le llevo a fundar un grupo terrorista junto a otros fue un error que entorpeció la lucha por la libertad [7](“Struggle”).  La simple comparación con estas dos figuras deja en evidencia a cualquier político actual pero al mismo permite recobrar la esperanza para todos aquellos que creemos que la tarea del político, con vocación de servicio público debe dignificarse y que esto es algo necesario para la necesaria regeneración de nuestra democracia. Que tomen buena nota los actuales gobernantes, Thank You Madiba, Thank You Churchill.




[1] Los españoles señalaban la corrupción de los políticos como el 4º problema del país con más de un 30 % de los votos en la reciente encuesta del CIS.

[2] No deja de llamar la atención como tras convertirse en icono mundial y dar inicio a la mal llamada “ Primavera Arabe” los manifestantes de la Plaza Tahir en Egipto celebren con gozo, apenas dos años después la caída de la dictadura de Mubarak,  el golpe de Estado contra el presidente Mursi que si bien no estaba realizando correctamente su labor, había sido legítimamente elegido en las urnas.

[3] De los lideres europeos,  los más conocidos son Merkel, Berlusconi y Cameron, todos ellos con la popularidad por los suelos a gran distancia y luego Obama a nivel norteamericano del resto existe un total desconocimiento.
[5] En dicha guerra se utilizaron por primera vez armas químicas y se crearon los tan odiados campos de concentración que luego inspiraron a los nazis.
[6] En el caso de Churchill fue en 1947 ya en la Oposición de los que más firmemente apostó por los Estados Unidos de Europa.

[7] Fundó el grupo terrorista Umkhonto we Sizwe, brazo armada del ANC en 1962

Popular posts from this blog

#Sinfronteras 5: Desde Colombia

las Monarquías en el Mundo ( I )

#Sinfronteras 4: Desde Marruecos