La brecha digital, un nuevo reto al desarrollo

Uso móvil en países africanos.


En una sociedad cada vez más informatizada, la presencia de Internet ha pasado de ser una opción al alcance de unos pocos a constituir una obligación si alguien quiere estar al corriente de lo que ocurre en el mundo. En apenas 10 años la llamada revolución digital ha creado una nueva clase privilegiada, la que hace uso de esta fuente de tecnología frente a los que no tienen este acceso. Según el último informe del Foro económico mundial se estima que la cobertura a la red  ha alcanzado al 30 % de la población mundial lo que supone que 2/3 de la población mundial aún no tiene acceso a esta fuente de comunicación[1].



                Obviamente si vamos a escala de países, aquellos en donde el uso donde el uso de internet está más extendido coincide con el grupo de países más desarrollados. Concretamente el ranking lo encabezan los países nórdicos: Noruega y Finlandia por un lado, cuya posición en el ranking de IDH[2] es primer y segundo puesto respectivamente y los llamados tigres asiáticos: Singapur, Corea del Sur y Japón. Esta diferencia de desarrollo tecnológico entre el mundo occidental en general y el resto del mundo amplifica aún más las diferencias ya existentes a nivel económico constituyendo la temida brecha tecnológica o brecha digital. Tal y como advertía el politólogo y pensador norteamericano  Jeremy Rifkin  en su obra La era del Acceso publicado en el año 2000, no se trata de la distribución de los bienes, como en los siglos anteriores, sino de la posibilidad de acceso a la información, el conocimiento y la educación que proporcionan hoy en día las nuevas tecnologías”. Esta reflexión perfectamente extrapolable al momento actual plantea el importante debate de en qué medida configurar la ayuda al desarrollo y el la necesidad real de inculcar este conocimiento como motor del desarrollo económico.

Brasil, el país más " adicto" a Facebook con más de 2,7 millones de me gusta al dia. Fuente: www.meioemensagem.com 
                Las diferencias entre el mundo desarrollado y  los países en desarrollo es cuestión de múltiples factores de índole técnico, sociológico e incluso político pero lo que parece evidente es que la penetración del uso de tecnologías ha sido factor determinante en los últimos años.  Desde el año 2000 hasta el año 2012 el uso de Internet ha aumentado en 566,4 % [3] en total, entre las regiones donde más ha crecido a nivel porcentual, se encuentra África en primer lugar con un crecimiento total de 3600% pasando de los 4 millones a aproximadamente 1600 millones. Este aumento espectacular contrasta con que dicho continente sigue presentado el porcentaje de uso de Internet más baja con amplia diferencia con una tasa de penetración[4] de tan solo 15 % que contrasta con más del 60 % de penetración en Europa.
                Las diferencias son también palpables a nivel de los propios continentes y por ejemplo es muy distinta la situación en el norte de Europa respecto al sur o la diferencia entre la franja pacífica de América Latina y el resto de países del continente.  Estos datos que reflejan en cierta medida en nivel de desarrollo hasta la fecha contrastan con las tendencias actuales.  Según el informe de Social Bakers[5], consultora experta en social media e internet,  los países donde más ha crecido internet el uso de internet en los últimos años son países como Brasil, la India, China[6] o Indonesia o Egipto  así lo demostraba su ranking de usuarios de Facebook. Dichos países tienen un denominador común: una población mayoritariamente joven, inquieta,  que quiere saber lo que ocurre en otras partes del mundo, y que encuentran nuevas fórmulas en uso de internet y de las TICS que benefician a la sociedad en su conjunto. Así asistimos a las llamadas revoluciones árabes, concretamente a la revolución de la plaza Tahir impulsada desde la red social twitter o el uso creciente de los móviles en Kenia como forma de pago, al no disponer la gente de cuentas bancarias, utilizan este sistema que se asemeja al sistema de los microcréditos. Pese a ello la gran mayoría de la población de estos países sigue excluida del uso de Internet.  

                La brecha no es solo cuestión de origen sino también cuestión de edad y ocurre que la llamada generación digital maneja con extrema facilidad las nuevas tecnologías ante el asombro de los más mayores que siguen viendo en este uso una especie de excentricidad innecesaria. Lo cierto es que aunque el uso de internet sigue destinándose mayoritariamente al ocio[7], no es menos cierto que cada vez más los trámites que requerían antes la presencia física ahora se realizan de forma telemática. El llamado G2C, government to citizen se convierte en una nueva forma de resolver los trámites administrativos a través de internet lo que sin duda ahorra el engorroso papeleo al igual que el crecimiento del e-commerce cada vez más extendido. Esto a la larga se irá normalizando y acabará convirtiéndose en el canal habitual con lo cual los que queden fuera quedarán totalmente excluidos.

Uso de e-commerce en el mundo
                De hecho el sistema ya ha creado unos nuevos “paria”, se trata de los que sufren la electro hipersensibilidad, gente que padece una extraña enfermedad por la cual les afectan de forma muy acentuada cualquier contacto con las ondas. En el contexto actual donde todos está hiperconectado, estas personas solo pueden vivir en un aislamiento absoluto, la novedad de esta enfermedad hace que aún se encuentre en un vacío legal de ahí que la mayoría se sientan totalmente desamparados e incapaces de llevar una vida normal. Estos nuevos excluidos se unen a los millones de jóvenes en el mundo que jamás han tenido acceso a esta tecnología. La tesitura actual hace que una formación básica en esta materia sea primordial si muchos de estos países quieren subirse al carro del desarrollo, de lo contrario asistiremos  a una brecha de desigualdad creciente, en este caso una brecha digital.




[2] Indice de desarrollo humano.

[4]  La penetración es un índice de medición que calcula el número de usuarios de internet entre el total de población activa.

[6]  Según el último informe de Innopay, China sigue siendo el primer mercado de internet  con un total de 485 millones de usuarios, la mitad de los cuales no superan los 25 años.

[7] Según último informe de  la consultura. Tatum el realizar pagos en internet sigue siendo la última actividad en términos de tiempo a la que se dedican los usuarios. Según este informe este pasado año los servicios más consultados fueron los de correo electrónico (un 88%)  seguido de la consulta de noticias (53%) y  del acceso a las redes sociales en tercer lugar (52,4%).

Popular posts from this blog

#Sinfronteras 5: Desde Colombia

las Monarquías en el Mundo ( I )

#Sinfronteras 4: Desde Marruecos