Bienvenido Mr. Marshall o ¿Mr. Obama.?

Película Bienvenido Mr Marshall
Fuente: http://alsolikelife.com/shooting/wp-content/uploads/2009/11/bienvenido4.jpg
Amanecía hoy Bruselas envuelta en una atmósfera de caos: calles cortadas, cordones policiales y 
una tensa espera que mostraba que algo importante iba a ocurrir. Algo muy relevante debe ser pensarán aquellos acostumbrados a los tradicionales atascos matutinos y la tranquila rutina de la capital europea no dada a grandes sobresaltos. La visita de un político en si no parece un acontecimiento extraordinario en una ciudad que acoge el gobierno central del mayor organismo supranacional a nivel Mundial del que forman parte 28 países con sus respectivos jefes de Estado y una legión de más de 40.000 funcionarios europeos.  Es cierto que la naturaleza de esta ciudad tan peculiar, con sus estrechas calles y pequeño tamaño no la convierten en la más indicada para acoger eventos de envergadura al contrario que Washington D.C como señala el periodista Gareth Harding (@garethharding) en su genial artículo : "Welcome to Brussels Mr. President". Sin embargo el presidente de los Estados Unidos no es un político al uso y si existe hoy en día algún político capaz de atraer a las masas ese es sin duda Barack Hussein Obama.

Con su visita a Bruselas el  carismático líder norte-americano realiza su gira por Europa que le ha llevado entre otros sitios a visitar los Países Bajos en una cumbre sobre seguridad nuclear y posteriormente su visita fugaz a la capital belga en un viaje de tan solo dos días que concluirá hoy mismo con su discurso en el Palacio con  Bozar con un tema candente en el aire: la crisis ucraniana. Pese a la brevedad de la visita, el dispositivo de seguridad desplegado ha sido algo inédito en la Capital: más de 900 acompañantes, 100 vehículos y 3 aviones vigilando desde el aire han velado por la visita del mandatario con un presupuesto estimado en 10 millones de Euros según el diario "the Guardian". La psicosis terrorista ha llevado a cortar gran parte del transporte público en especial las lineas del Tranvía e incluso la responsable de Medio Ambiente a animado a los ciudadanos a usar la bici: " Es una buena forma de comprobar que la bici funciona como vehículo para ir al trabajo" anunciaba la responsable ante la burla de muchos ciudadanos. Toda estas restricciones no han sentando demasiado bien a unos ciudadanos que ya aguantan a regañadientes el despilfarro por parte de los organismos Europeos cuyo volumen de gasto en nuevas sedes es inversamente proporcional  al nivel de austeridad promulgado por sus dirigentes.
Dispositivo de Seguridad con toda la Av.Louise cortada

En cualquier caso habría que preguntarse si realmente es necesario este Estado de Sitio y sobre todo si se montaría algo semejante ante la presencia de cualquier otro gobernante europeo. Mi impresión es que ante el desprestigio de la Instituciones Europeas, más aún después de la nefasta gestión de la crisis ucraniana,  lo mínimo que se puede esperar es  mantener un cierto amor propio que nos haga tratar a todos los dirigentes por igual y no ofrecer una adulación injustificada hacia un Presidente al que Europa no le debe nada en estos momentos. Parece que la crisis del espionaje por parte de la NSA dejando en la más completa indefensión a millones de ciudadanos europeos ya quedó en el pasado y ahora toca agradecer todo lo que EE.UU hace por Europa: "Estamos muy honrados de la visita del presidente de los Estados Unidos, país con el que mantenemos unas relaciones muy fraternales" indicaba el Jefe de Estado di Rupo. Sintiendo admiración por muchas de la virtudes del gigante americano y su importancia como socio comercial, si Europa aspira realmente a ser un actor global debe mostrar más personalidad y este tipo de pantomimas no ayudan en nada. Por un momento, parece que nos remontamos a los años 50 cuando la Europa famélica asolada por la Guerra Mundial recibía con los brazos abiertos el plan  Marshall como parodiaba la famosa película  española de los años 50 " Bienvenido Mr. Marshall"  en la que el alcalde a la hora de justificar el gasto afirmaba "Como alcalde vuestro, yo os aseguro que para pagar esto ni un céntimo ha salido de las arcas públicas, porque en las arcas públicas jamás ha habido un céntimo".




Popular posts from this blog

#Sinfronteras 5: Desde Colombia

las Monarquías en el Mundo ( I )

#Sinfronteras 4: Desde Marruecos