Algunas reflexiones sobre desigualdad y desarrollo

No querría empezar sin daros las gracias por el apoyo recibido en el Concurso 20 Blogs al que me presenté como sabéis. Nunca fui muy partidario de participar en concursos en donde los trámites a realizar ( lo sabéis los que  pasasteis por la tortura de inscribiros en la web;) son mayores que la verdadera recompensa recibido a cambio. En esta ocasión, en cambio, la decisión ha sido un acierto no solo por ver lo trabajados que están muchos blogs que pueden servir como fuente de inspiración, sino por el apoyo recibido por parte de gente tanto conocida como no conocida. Consecuencia de ello, he acabado como 8º clasificado entre más de 260 participantes en la Categoría de Actualidad, lo que me parece todo un éxito siendo la primera edición a la que me presentaba. Por todo ello muchas gracias. Tampoco quiero olvidar los terribles atentados cometidos sobre los cristianos de Kenya, y manifestar mi apoyo incondicional a todos los cristianos perseguidos por motivos de su fé. #jesuisKenya



                   ................................................................................................

Por qué fracasan los países


Dicho esto, me gustaría compartir con vosotros algunas reflexiones surgidas a raíz de la lectura de un gran libro que os recomiendo a todos: Por qué fracasan los países. La recomendación de este libro se une a la de algún otro ya realizada en este blog. Desde mi profundo interés por la actualidad internacional, la cuestión de la desigualdad es algo que siempre me ha preocupado especialmente. 

Si hablamos de progreso de la humanidad, en términos absolutos, y comparamos los avances producidos en este último siglo respecto a los acontecidos a lo largo de la historia de la humanidad, la conclusión es inequívoca: el progreso alcanzado ha sido exponencialmente muy superior en este último sigloEn 2000  el PIB Mundial era casi 20 veces mayor que en 1900). Los pronósticos de Malthus augurando que de mantener el ritmo de crecimiento imperante, los recursos disponibles no serían suficientes para alimentar a una población Mundial creciente, se han cumplido solo a medias. Hoy en día, la esperanza de vida es mucho mayor que hace 100 años, el acceso a la educación y la alfabetización ( creció en un 200% en 200 años) está más extendido y la posibilidad  de acceder a bienes básicos como electricidad, agua potable o el derecho a  una vivienda es algo  amparado en muchos ordenamientos jurídicos. A ello hay que sumarle que hay  menos conflictos armados ( Se estima que en tan solo 25 años, el número de conflictos armados se redujo de 50 a 35 en 2011 y el promedio de víctimas se ha reducido de 10.000 a 1000 desde 1950 según estudios del Uppsala Conflict Data Program (UCDP) y el Peace Research Institute Oslo(PRIO)), mejores condiciones laborales e incluso la posibilidad de viajar por parte de  la "clase media". Todo esto a más de uno le sonará a chino especialmente a los que ven los informativos todos los días. Sin embargo, El Mundo, pese al terrorismo y problemas religiosos aún presentes, es hoy en día un lugar más seguro y a mayor nivel de desarrollo obviamente mayor exigencia.( Como muestra algunos datos ofrecidos en este genial video en Viviralmaximo.net )

La importancia de unas Instituciones sólidas:

Esto no es suficiente queremos más y observamos los datos de crecimiento con gran preocupación, convencidos que la prosperidad de un país depende de ello. En este sentido, basta a echar una ojeada a cualquier publicación en los semanarios como the Economist, Time, The Finantial Times para tratar de anticiparse a los acontecimientos. Primeros fueron los famosos BRICS ( Brasil, Rusia,India, China y Sudáfrica)  los tigres asiáticos ( Tailandia, Filipinas, Malasia,,), luego África en una espiral que nunca termina. La realidad es que si las Instituciones de estos países son frágiles y se muestran incapaces de canalizar este crecimiento, este  no se transformará en desarrollo. Las Instituciones inclusivas, frente a las extractivas, son precisamente las únicas capaces de generar un crecimiento sostenido que beneficie al país en su conjunto, reduciendo la desigualdad, fomentando la innovación y el emprendimiento e incentivando a la mayoría de la población a participar en ese proceso de destrucción creativa. En presencia de lo que el libro llama Coyuntura crítica, son esas Instituciones inclusivas plurales las únicas capaces de cambiar las reglas del juego fomentando la iniciativa privada. Estas Instituciones inclusivas en lo económico no llevarán necesariamente a Instituciones democráticas, pero lo uno no podrá mantenerse mucho tiempo lo uno sin lo otro, como se vio en las recientes protestas de Hong Kong.

El poder de Internet:

¿ Porque uno sabe que es pobre? Probablemente no lo sepa si todos los de alrededor viven de la misma forma. Es posible que una vez cubiertas las necesidad básicas, no se plantee la necesidad de vivir en una casa mejor, tener un coche o incluso ir a la Universidad. Sin embargo, esto ya está cambiando en parte gracias a Internet. Hoy en día, un abogado de Dakar,Senegal, puede ver por medio de Internet y las redes sociales ( Twitter, Facebook)  lo que gana uno en Londres y sus condiciones de trabajo respectivas. Probablemente no salga muy contento con esta comparación, y exigirá a su gobierno reformas que le permitan vivir dignamente con su trabajo. El acceso a la información es por tanto un arma de doble filo en la lucha de la desigualdad. Por un lado permite a los más desfavorecidos exigir mejores condiciones pero por otro lado puede ser un generador de frustraciones al mostrar realidades algo desdibujadas.

¿Es exportable el estilo de Vida "Occidental"?

Es frecuente ver como desde los foros de países en desarrollo ( Foro del G20, de Davos u objetivos del FMI), se hace continua referencia a alcanzar en un futuro un nivel de renta equiparable al de países occidentales. Esta es la ambición de países como China, India o varios países africanos en fuerte crecimiento. Sin embargo, no parece muy realista este anhelo. Partiendo de la base, de que el consumo medio energético de un país como Bélgica extrapolado a escala global exigirá 5 veces el planeta Tierra, dicho deseo se torna en ciencia ficción. Por muy injusto que parezca, o bien los países occidentales renunciamos a parte de nuestros bienestar o estos países jamás alcanzarán ese nivel de desarrollo. Prácticas de ahorro energético y una mayor concienciación en aspectos como el reciclaje o la contaminación harán un Mundo más sostenible para todos.

¿ Existe un único modelo de crecimiento?

Pues la realidad es que no, o al menos no del todo. Que el único sistema hoy día lo suficientemente testado con cierto éxito sea el capitalismo no le otorga una legitimidad absoluta. Siendo partidario de la economía de mercado, creo que hay ciertas mejoras que se podrían implementar sin renunciar por ello a la propiedad privada. En este sentido, son cada vez más los partidarios de teorías del decrecimiento que propugnan un crecimiento más acorde a un Mundo con los recursos limitados como el nuestro. Dichas teorías han sido desarrollados por teóricos de la economía de Bien Común desarrollada por el economista austriaco Christian Felber o por pensadores como Carlos Taibo en España. Fuera incluso de nuestro Mundo Occidental, existen otros modelos de crecimientos alternativos con indicadores que rompen con el tradicional concepto del PIB. Tal es el caso del pequeño Estado de Bhutan, enclavado en el Himalaya, que ha hecho de la Felicidad Interior Bruta, su principal índice de bienestar.

Por todo ello, y citando al  hoy fallecido literato uruguayo Eduardo Galeano: Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen" En el fondo, nunca llueve a gusto de todos y crecimiento y desigualdad son dos caras de la misma moneda.



Popular posts from this blog

#Sinfronteras 5: Desde Colombia

las Monarquías en el Mundo ( I )

#Sinfronteras 4: Desde Marruecos