Países emergentes

Cumbre de los líderes de los BRICS.


 Son muchas las teorías que circulan en torno a los países emergentes, a los ya típicos comentarios de la próxima supremacía de la economía china a nivel mundial por encima incluso de la norteamericana, o el poder de un mercado hindú de alrededor de 1000 millones de personas, se unen ahora nuevas voces que hablan del potencial del "continente olvidado", África o de la necesidad de atribuir un papel más relevante a los BRICs en el sistema de gobernanza global. Todos y cada uno de estos tópicos son rigurosamente desarticulados en un genial libro de Ruchir Scharma, analista indio de Morgan & Stanley y experto en mercados emergentes, llamado “Países emergentes”. A lo largo del libro el autor va analizando los matices de cada una de estas economías llamadas emergentes que representan un conjunto muy poco homogéneo.


                Sobre la cuestión china e india hay mucho escrito en este libro pero a grandes rasgos podemos sintetizar afirmando que el patrón de crecimiento al 8% de la economía china en los últimos años va a ralentizarse dado que una vez alcanzado cierto nivel de desarrollo surgen problemas de tipo sociales o aumentos salariales que se traducirán en una inevitable pérdida de competitividad. Además siguen existiendo problemas muy graves de desigualdad en el gigante asiático pese al auge de la clase media.  El caso de La India es muy interesante ya que a diferencia de China, se trata de un país muy heterogéneo con patrones de consumo muy distintos entre sus regiones y con enormes oportunidades de negocio, cuenta la ventaja de tener una población muy bien formada y anglofona en gran medida.


La industria del cine India: Bollywood,.

                Desde un principio advierte que las tradicionales predicciones a 50 años vista tienen escaso valor a nivel económico porque hay múltiples variables que no controlamos. En la infinidad de ejemplos que cita en el libro destacan el de economías como la brasileña o la economía iraquí en Asia en los años 60, 70 que aspiraban a convertirse en estrellas en sus respectivas regiones se quedaron en nada. En muchos casos la evolución o desarrollo no ha dependido tanto del sistema de gobierno cuestión, democrático o autoritario, sino de la talla de los líderes en sí.  Casos como el de Corea del Sur o Singapur, son  paradigmas de cómo economías guiadas por un liderazgo fuertes[1] han entrado en la élite mundial desarrollando un modelo económico basado en la producción de componentes electrónicos y una economía del conocimiento. 

El gigante coreano Samsung
            El caso coreano, país sin recursosque ha conocido un nivel de desarrollo sin igual aumentando su renta desde los 2000 euros de renta per cápita a los 24 000 $ actuales en apenas 30 años se ha basado en dos pilares: a) el de una educación extremadamente exigente basado en la meritocracia con el mayor porcentaje del mundo en educación superior y el del crecimiento de multinacionales coreanas convertidas en gigantes de la electrónica como Samsung, Daewoo o Hyunday que consiguió introducirse en el dificil mercado norteamericano. También contribuyó el no tener un vecino demasiado" amistoso", lo que hizo que Estados Unidos invirtiese un gran capital en mantener un punto estratégico en la región. 

                Entre otros países emergentes distingue aquellos que pueden tener más probabilidad de entrar entre los mejores del resto. Entre los primeros destacan Turquia e Indonesia. El caso turco es el de país atrapado entre dos mundos que hasta ahora no estaba sacandole partido a su posición privilegiada por su afán por imitar occidente guiado en parte por los principios  laicistas de Ataturk, padres del estado turco moderno. Con la llegada al poder del AKP y de Erdogan ha sabido asumir papel más pragmático donde el componente religioso tiene cabida y de esta forma en un espejo en el que mirarse para el resto de países musulmanes como Egipto, que ven como islam y democracia pueden ser compatibles. Erdogan ha aumentado enormemente su comercio con las economías de Oriente Medio, ha impulsado el crecimiento de regiones interiores de la Anatolia antes deprimidas y ha dotado de estabilidad a los mercados e instituciones democráticas.  En otro contexto el caso está el de Indonesia, archipiélago que representa la nación musulmana más poblada del mundo. Han sabido crear un modelo de exportación próspero y a día de hoy tiene probabilidades de convertirse en el nuevo " tigre asiático".
El multimillonario Carlos Slim

 En el extremo opuesto de países emergentes algo estancados encontramos a México o Rusia. El caso México que se resintió fuertemente con la crisis de la deuda en su momento, es el de un país lastrado por los grandes intereses estatales en compañías públicas, como PEMEX y el de una oligarquía que no atiende a los intereses reales del país. Las enormes fracturas sociales, algo propio de América Latina, han impedido a este país encontrar un desarrollo esperado. Problemas como la red clientelar creada por el PRI o el problema del narcotráfico en las regiones del norte no han ayudado a que México genere consumo interno. El caso de multimillonarios como  Slim, considerado el hombre más rico del mundo, no se traduce en una mayor riqueza interna.  El de Rusia sigue siendo un caso peculiar, en el que el capitalismo salvaje ha sustituido a la otrora élite del partido comunista por una serie de magnates que gestionan las empresas de petróleo y gas. Estos reciben un trato de favor de parte de un gobierno cada vez más autoritario. 

                En definitiva son muchas las ideas planteadas en esta obra totalmente recomendable hacía aquellas personas que tengan interés por la materia. Uno podría preguntarse qué papel ocupa España en este entramado de países e intereses. Ya parece lejana la época en la que ciertos dirigentes se jactaban de que España jugaba en la primera división mundial a la altura de las mayores potencias. Lo realidad ha demostrado lo contrario y parece que a ciertos organismos no les interesa que España desarrolle la llamada economía del conocimiento, como se ve en la implantación de iniciativas como Eurovegas que fomentan la especialización de España en sectores que si bien son muy lucrativos no aportan demasiado valor añadido. Siendo más pragmáticos, lo cierto es que el peso de España en la economía mundial es mayor que el de mucho de los países presentes en el actual G20 como Sudáfrica o Argentina y sus instituciones aunque algo deterioradas siguen siendo un ejemplo de transparencia y democracia anhelado en todo el mundo por tanto debería ejercer un liderazgo acorde a esta posición y en estrecha colaboración con América Latina.





[1] Lee Kuan Yew, carismático líder de Singapur consiguió la independencia del Reino Unido y de Malasia y convirtió en esta pequeña ciudad estado en centro financiero mundial

Popular posts from this blog

#Sinfronteras 5: Desde Colombia

las Monarquías en el Mundo ( I )

#Sinfronteras 4: Desde Marruecos