La sanidad a debate


Protesta en defensa de la Sanidad Pública

Tras asistir hoy a un debate en la Universidad Pontifica Comillas sobre el estado de la sanidad en España  se pueden obtener varias conclusiones de la situación del debate actual. Participaban representantes de las principales fuerzas políticas españolas, UPyD, Partido Socialista e Izquierda Unida con la sorprendente ausencia del Partido Popular. Tras una breve introducción a cerca de la problemática del debate, el carácter consustancial de la sanidad como parte integrante de nuestro estado del bienestar y los peligros que implicaría un retroceso en este punto se ha entrado en el fondo de la cuestión. ¿Es mejor la gestión pública o privada?

                 A esta pregunta cada uno ofrecía su particular versión del asunto. El representante de IU era el más posicionado a favor de la gestión de lo público, desde su punto de vista la privatización de la sanidad obedece a la voluntad de lucrarse de unos pocos, mientras que al pueblo se le priva de uno de sus derechos fundamentales. Además ha insistido en la degradación que supone el "mercantilizar" algo tan serio como la sanidad, patrimonio común y derecho fundamental garantizado en el artículo 43 CE. Pese a todas estas críticas no ha aportado ninguna iniciativa de cambio, limitándose a criticar medidas como el euro por receta, recientemente abolido por el TC, el modelo de financiación de la Sanidad pública, o la ley 15/97 también derogada recientemente. En definitiva en su discurso se ha basado en la necesidad de preservar los principios garantizados por la Constitución defiendo la Sanidad Pública pero sin ofrecer demasiadas medidas concretas.

                Frente a este, el diputado de UPyD ha ofrecido un punto de vista más ecléctico en donde daba cabida a un sistema de coexistencia mutua entre lo público y lo privado. Tras explicar el origen histórico del sistema  de cobertura sanitaria hoy extendido en Europa Occidental en la teoría de Lord Beveridge en la Inglaterra de los años 40, ha anunciado que el fracaso  del modelo tiene como raíz la cesión de las competencias sanitarias a las Comunidades Autónomas. En la línea de lo que defiende su partido, " lo que nos une", ha señalado que la sanidad ha caído en manos equivocadas, la de gestores no especializados y que han sido puestos a dedo por los partidos políticos. Además ha lanzado una crítica al llamado " Capitalismo de amigos" tan extendido en nuestro país que ha permitido que entren a gestionar hospitales entidades que no tienen ni el más mínimo interés en la preservación de nuestro Estado del bienestar. En este sentido a citado el caso de entidades de Capital Riesgo cuya inclusión en el accionariado de los hospitales es desde su punto de vista injustificable. 

                Por último el portavoz de sanidad del grupo socialista en el la Comunidad de Madrid, Don José Manuel Freire ha realizado una extensa presentación sobre la problemática. En primer lugar ha señalado que el Estado de la Sanidad pública en un país es sinónimo de su nivel de desarrollo, en la medida en que exista un sistema eficaz de salud pública bien gestionado estaremos en un Estado de primer nivel bajo un sistema de  " buen gobierno". En su argumentación se ha opuesto también a modelos de gestión mixtos, como el llamado Modelo Alzira[1] de gestión privada y también ha criticado la desigualdad que supone que colectivos como funcionarios o diputados se acojan a un régimen privilegiado. Para ilustrar esto ha realizado una comparativa con la situación de la Sanidad en países como el Reino Unido, los Países Nórdicos o Estados Unidos, donde la sanidad pública siempre ha sido una referencia. Sobre el país norte-americano ha hecho una doble lectura criticando la situación de indigencia a la que se ven abocadas 15 millones de familias desprovistas de cualquier sistema de coberturas, y con amplias costes en sanidad, aunque al mismo tiempo ha ensalzado la función pública en materias como la Educación donde ha citado a la Universidad de California como ejemplo paradigmático. Del modelo anglosajón se trató de copiar la figura del gerente pero sin un órgano administrativo ante el que rendir cuentas por lo que perdió toda su eficacia. El problema está ,desde su punto de vista, en la desigual gestión entre hospitales en España y en la región poniendo ejemplos eficaces de consorcios en la Comunidad de Madrid.  Para finalizar ha indicado que una materia tan delicada " no se puede dejar en mano de los médicos" para luego matizar que la sanidad pública es un patrimonio compartido y que por tanto no debe dejarse en manos de un colectivo que únicamente defiende sus intereses particulares. 

                Como conclusión muchas ideas pero pocas propuestas de cambio, la mayoría absoluta de la que goza el PP regional y nacional hace difícil que muchas de estas críticas permitan cambiar algo, lo que está claro es que en un debate de esta trascendencia no se deben tomar decisiones a la ligera. El sostenimiento del Estado de Bienestar pasará sin duda por una buena gestión de la Sanidad en futuro muy cercano y la reconsideración de un modelo a día de hoy poco sostenible.




[1] http://www.cincodias.com/articulo/empresas/modelo-alzira-cala-sanidad-publica/20121105cdscdsemp_18/

Popular posts from this blog

las Monarquías en el Mundo ( I )

#Sinfronteras 4: Desde Marruecos

Mi aprendizaje en un país Musulmán en 2016