#Sinfronteras 3: Desde Polonia.



Seguimos con la sección #sinfronteras, tras recorrer Ghana y Perú en este caso nos vamos a Polonia. Allí se encuentra un buen amigo y compañero del programa ICEX, trabando para la Oficina Económica y Comercial de España en Varsovia.

Juan Sarazá ha estudiado la doble licenciatura en Derecho y Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Pablo de Olavida en Sevilla para después estudiar un máster de Gestión Internacional de la Empresa en Madrid. Actualmente trabaja en Varsovia, mientras planea viajes escribe un blog de música (http://boredwithoutmusic.blogspot.com.es) y colabora con otro de cultura (http://cult.is) además de ser miembro del ilustre #equipotogo. Puedes contactar con él a través de cualquiera de esos dos blogs o de su twitter @Aqualung89 que, sin embargo, no usa con frecuencia.



1) Has tenido la ocasión de conocer muchos países pero está claro que con Polonia has tenido un "idilio" especial, ¿Qué es lo que te ha atraído tanto de este país?

Hola Álvaro, en primer lugar gracias por invitarme a participar en tu blog, la verdad es que me hace mucha ilusión.

En cuanto a Polonia, mi historia es bastante poco original. Con dieciocho años visité Cracovia y me encantó. Poco después, me hice bastante amigo de dos chicas de allí que hicieron su Erasmus en Sevilla; una de ellas me sigue pareciendo una de las mejores personas que he conocido nunca. Además, no quería depender económicamente de mis padres al irme fuera a estudiar.

Estas razones me llevaron a pedir Cracovia como destino Erasmus. Finalmente fui a Rzeszów, una pequeña ciudad del sureste polaco sin nada especial. Sin embargo, ese año me cambió totalmente, fue sin duda el mejor de mi vida y creo que todavía conserva esa categoría. Las experiencias de ese año y lo que me hicieron crecer como persona hacen que para mí Polonia sea como una segunda casa.

2) ¿Cómo ves la situación actual del país en particular en lo que se refiere a política migratoria, ha influido mucho el cambio de gobierno?

No puedo responder con exactitud esta pregunta porque, aunque creo que el gobierno anterior tenía una postura más abierta en este sentido, no la conozco al detalle.

Lo que sí puedo decir es que me da mucha pena la postura actual. Los medios de comunicación polacos intentan dar la impresión de que en el resto de Europa solo escuchamos una versión de lo que ocurre y, aunque quizás tienen razón en parte, hay cosas que no me parecen justificables.

Se está intentando crear un enemigo común, un “todos contra Polonia”, un sentimiento nacionalista rancio que no debería existir en el siglo XXI. Es una doble moral y una hipocresía gigantesca, puesto que la cantidad de polacos que han emigrado a otros países donde se les ha acogido perfectamente es muy grande. He llegado a escuchar cosas como “no queremos musulmanes porque queremos estar a salvo”. Por supuesto, no quiero generalizar, hay mucha gente que no es así.

Esto es solo mi opinión, totalmente parcial. Quién sabe, quizás mis palabras son duras precisamente por el cariño que le tengo al país. En cualquier caso, lo veo así.

3) ¿Si tuvieses que elegir de entre todos los destinos que has visitado, que tres destinos elegirías y por qué y cual no?

Esta es una pregunta realmente difícil, y me gustaría dejar claro que probablemente si volviera a responder mañana, mis respuestas serían diferentes. Hoy elijo Dublín, Estocolmo y Wrocław.

Elijo Dublín porque, a pesar de no ser una ciudad especialmente bonita, tiene un ambiente espectacular y la gente es increíble. Además, hay muchísimos músicos callejeros sorprendentemente buenos. Y por supuesto está la zona de Temble Bar, donde he pasado incontables horas escuchando música en directo.

Elijo Estocolmo por la impresión de equilibrio que me dio. No recuerdo edificios que me dejaran sin respiración y sin embargo tampoco recuerdo nada feo. Todo era agradable, sin alardes, un lugar donde, si hace buen tiempo, se podría dar un paseo hasta que los pies dijeran basta. Es una ciudad con vida y sin embargo en ningún momento resulta estresante. Es difícil de definir, pero me sentí muy cómodo las dos veces que fui allí.

Finalmente, elijo Wrocław porque tengo la obligación moral de elegir una ciudad polaca, ¿no es cierto? Es una ciudad muy bonita, sin estar tan abarrotada de turistas como lo está, por ejemplo, Cracovia. Además, tiene un tamaño perfecto, lo suficientemente grande para tener bastante opciones en cuanto a vida cultural y social y lo suficientemente pequeña para poder ir andando a la mayoría de los sitios mientras las prisas no lo impidan. Por cierto, Wrocław es, junto con San Sebastián, capital europea de la cultura 2016, por lo que es una ciudad que merece la pena visitar especialmente este año.

También es difícil elegir una ciudad que no recomiendo, porque no recuerdo haber sentido jamás verdadero rechazo por una ciudad. Voy a decir Bruselas aunque te duela, Álvaro. Por supuesto que desde un punto de vista profesional es una ciudad con muchísimas oportunidades. Sin embargo, en lo relativo al turismo, la considero una ciudad gris sin mucho que ofrecer. Otras ciudades belgas más pequeñas como Brujas, Lovaina o Gante son mucho más bonitas.

4) ¿Has tenido una amplia experiencia en plataformas como Couchsurfing y hace poco te iniciaste en el interesante proyecto de Cult? ¿Qué destacarías de estas experiencias y en que medida te han ayudado tanto a nivel personal o profesional?

Creo que estas plataformas, a día de hoy, no me han ayudado a nivel profesional, aunque no descarto que en un futuro lo hagan.

En cuanto a CouchSurfing, empecé a usarlo hace poco menos de cuatro años. Creo que bien utilizada es una plataforma increíble con la que puedes ahorrar dinero (esto es lo menos importante), descubrir lugares que nunca hubieras visto por tu cuenta y conocer a gente increíble. Calculo que en estos cuatro años he conocido a más de doscientas personas; sigo en contacto con muchas de ellas y algunos son realmente buenos amigos.

CouchSurfing ha sido, junto con mis experiencias de estudios en el extranjero, lo que más me ha ayudado a superar la timidez que tenía antes. Pero lo más importante es que me ha ayudado a conocer gente de muchos rincones del mundo, a ver cómo ven las cosas y por qué las ven así. En definitiva, a abrir mi mente. Hace dos años empecé a escribir un blog de música muy sencillo. Me di cuenta de que aunque la calidad de lo que escribo es cuestionable, disfruto haciéndolo, que es lo importante para mí. Por eso, cuando me contactaron desde Cult para escribir ahí, no lo pensé dos veces.

Cult es una web en la que unapersona de cada país del mundo escribe cada pocas semanas acerca de la cultura de su país, siempre desde un punto de vista positivo. Los artículos pueden tratar de absolutamente cualquier cosa: personas famosas o no tan famosas, comida, cine, lugares, música, etc. La web es todavía bastante reciente, por lo que solo la tercera parte de los países tiene corresponsal; sin embargo, confío en que en el medio plazo consigamos encontrar a gente comprometida en todos los países del mundo.

No sé si mi descripción despierta mucha curiosidad en los que estén leyendo esto, pero tenéis que pensar varias cosas. Primero, que esto no es lo que vais a encontrar necesariamente en una guía turística estándar. Somos gente a la que nos gusta escribir, nos gusta la cultura, y vamos a intentar sorprender con artículos originales que os hagan ver cosas que no hubierais imaginado. Además… ¿sabéis algo de Santa Lucía? ¿De Mauricio? Pues ya estáis tardando en echarle un vistazo a la web. El diseño es muy bueno e invita a quedarse un rato leyendo artículos.

5) Por último ¿Qué consejo darías a una persona que se plantea salir al extranjero a la hora de empezar su carrera profesional, en particular a alguien que quiera ir a Polonia?

En primer lugar, es muy importante abrir la mente. Es probable que vayas a un sitio en el que muchas costumbres son diferentes: no las desprecies gratuitamente. Aprende, entiende, disfruta. Es algo que, además, te hará plantearte muchas cosas y te hará conocerte mejor, a ti mismo y a tu cultura. No te juntes solo con españoles, haz amigos del lugar al que vas; es algo que te ayudará a integrarte mucho mejor.
En segundo lugar, y a pesar de que es algo muy obvio, tengo que mencionar el tema de los idiomas. Más vale controlar como mínimo el inglés porque, si no, estás perdido. Cuantos más idiomas, mejor. En el caso de Polonia, es difícil encontrar un buen trabajo sin hablar polaco, aunque creo que no es imposible. En cualquier caso, es conveniente hablar polaco, cosa nada fácil.

No tengas miedo de salir al extranjero. No es como hace treinta años: ahora hay una cosa muy bonita que se llama Internet, con la que puedes comunicarte con tu familia y amigos muy fácilmente, incluso verles las caras. Puede parecer una tontería, pero después de un día duro en el que te preguntas por qué estás donde estás, una hora de Skype con tu mejor amigo te da la vida. Además, cada vez hay más opciones de vuelos baratos para volver a casa de vez en cuando.

Siguiendo con el tema del Internet, aprovéchalo para informarte acerca de tu destino y que no te pille todo por sorpresa. Por ejemplo, en Facebook hay muchos grupos llamados “Españoles en París”, “Españoles en Varsovia”, “Españoles en Marte”, donde la gente responderá encantada tus dudas, hasta las más tontas. Lo digo con conocimiento de causa, que antes de venirme a Varsovia pregunté dónde puedo encontrar legumbres y chorizo allí, y no se rieron de mí. Bueno, no todos.

Por último, con respecto a Polonia, tienes que tener en cuenta que es un país con salarios bajos comparados con los de aquí. No esperes ganar 1.800 euros al mes. Lo bueno es que allí puedes vivir con bastante poco. Lo malo es que no ahorrarás mucho. No olvides eso si quieres trabajar en Polonia.


Popular posts from this blog

las Monarquías en el Mundo ( I )

#Sinfronteras 4: Desde Marruecos

Mi aprendizaje en un país Musulmán en 2016