Croacia nuevo socio de la UE



Con la incorporación de Croacia ya son 28 los Estados miembros del selecto club europeo, algo que en tiempos de crisis es digno de mención sobre todo porque el pastel cada vez se hace más pequeño y no dejan de llegar nuevos "comensales". El referéndum aprobado hoy con el 66 % de los votos a favor, aunque poco más del  40 %[1] hayan participado, pone el punto final al tan anhelado deseo que ahora sabe poco en los momentos de zozobra en los que se encuentra la UE. El apoyo ha sido casi unánime con la excepción de los sectores más ultra de los nacionalistas de derecha y la extrema izquierda que esgrimen que es una pérdida de Soberanía.



La historia de esta pequeña Nación de algo más de 4 millones de habitantes no es precisamente un camino de rosas. Su recuperada independencia no se produjo hasta 1991, en una de las  guerras más atroces del viejo continente tras las guerras mundiales. Fue junto a Serbio la gran potencia en la antigua Yugoslavia, Estado artificial gobernado con mano de hierro por el Mariscal Tito, de nacionalidad croata, y que estalló a finales de los 80, cuando el afán expansionista de Milosevic por una Gran Serbia puso fin a la unión de los eslavos del sur ( significado de Yugoslavia)

                Católicos, Ortodoxos, musulmanes han convivido durante muchos siglos en el llamado polvorín de Europa. No en vano, allí se originó la Primera Guerra Mundial con el Asesinato del Archiduque Fernando de Austria por un nacionalista serbio y los conflictos han sido incesantes dando lugar a autenticas masacres étnicas a lo largo del Siglo XX. Pese a compartir la misma lengua en gran medida que sus vecinos (el serbo-croata) y los mismos rasgos étnicos, la religión ha sido siempre el factor diferenciador. Al contrario que los Serbios mayoritariamente ortodoxos, los croatas siempre han sido mayoritariamente católicos. Al igual que en Polonia, el ser católico en Croacia es parte de su identidad nacional y muchas veces también ha sido motivo de odio. Muestra de ello es unos de los mayores crímenes la 2º Guerra Mundial, cometido por los Ustachas (Nazis croatas), milicias ultra católicas nacionalistas que sembraban el terror en la Región cometiendo matanzas en masa liderados por Ante Pavelic, títere del Régimen de Hitler. Todo ello refleja que en esta Región nadie anda libre de pecado .

     De hecho la incorporación a la UE hubo varios problemas inicialmente. La guerra sigue siendo demasiado reciente y aún hay cuentas pendientes de saldar. El regreso de las minorías serbias y bosnias expulsadas en la guerra[2], o la corrupción imperante en ciertos ámbitos del Gobierno hicieron en algún momento peligrar su integración. Sin embargo el afán de la UE por no dejar fuera a Estados limítrofes y al mismo tiempo ofrecer una imagen de fortaleza en un momento de tanto escepticismo han pesado más en último término. Su integración, tras una larga negociación, se producirá de facto en Julio de 2013, siendo el segundo Estado de la ex Yugoslavia en hacerlo tras la integración de Eslovenia en 2004.

                Es llamativo ver que cuando la UE pasa por unos de sus peores momentos de su historia, tratando de averiguar la salida de esta crisis financiera  y salvando a países como Grecia, Irlanda y quién sabe si Italia en un futuro, llega un nuevo socio dispuesto a entrar arenas movedizas. En el fondo es volver a lo profundo, al sentido político de una Europa Unida que tras el fracaso de Constitución Europea en 2005[3] se ha visto muy debilitada. No son ajenos a esta realidad los políticos croatas que saben que les tocará arrimar el hombro como a otros les tocó en su momento  pero se muestran esperanzados en el futuro, 'Es un gran día. Me alegro por que toda Europa será mi hogar', sentenciaba su presidente Ivo Josipovic.

Popular posts from this blog

#Sinfronteras 5: Desde Colombia

las Monarquías en el Mundo ( I )

#Sinfronteras 4: Desde Marruecos